Ugalde: irrelevantes, la fiscalización y las reformas electorales

Proceso

Nota/Rosalía Vergara

22/07/2017

 

 

 

Ante la demanda de que se anulen las elecciones del mes pasado, sobre todo en Coahuila, el expresidente del IFE Luis Carlos Ugalde plantea que ninguna ley puramente electoral puede erradicar prácticas como el rebase multimillonario de los topes de campaña ni el uso del dinero público en la promoción o compra del voto. Por eso anticipa que si en 2018 Andrés Manuel López Obrador no gana la Presidencia, el conflicto poselectoral “está cantado”.

 

 

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Con las impugnadas elecciones del 4 de junio para gobernador en Coahuila y el Estado de México quedó demostrado el fracaso de la reforma electoral de 2014, lo que vaticina un conflicto postelectoral para 2018, afirma Luis Carlos Ugalde Ramírez, quien en 2006 fue presidente del Instituto Federal Electoral (IFE), ahora Instituto Nacional Electoral (INE).

 

 

En entrevista, el polémico exconsejero presidente del IFE (2003-2007) critica sin tapujos al INE, a los Organismos Públicos Electorales (Oples), a la Unidad Técnica de Fiscalización del INE, a los partidos políticos y las reformas electorales que se aprueban después de una elección presidencial para subsanar las ilegalidades cometidas antes y durante una jornada electoral.

 

 

–¿Cree que el INE ha sido parcial?

–Creo que ha actuado bajo una óptica totalmente legalista de su función electoral. Me parece que las autoridades electorales requieren expandir su rol legalista a una órbita donde además de su aspecto legal, que es su fundamento, se adopte un rol de autoridad política e incluso de autoridad moral en procesos electorales. Eso es muy importante y no se está haciendo.

 

 

–¿La ciudadanía tiene una mala opinión del INE?

 

 

–La percepción en las encuestas demuestra que hay una desconfianza en las autoridades electorales.

 

 

–¿Esto puede repercutir el año que entra, en la elección más grande de la historia del país?

 

 

–Sí, esto los coloca (a los consejeros del INE) en una situación sumamente frágil y preocupante, porque no es nueva la crítica sobre las autoridades electorales. Cuando fui presidente del IFE la experimenté y la padecí. La diferencia entre 2006 y 2018 es que ahora la crítica empezó un año antes de la elección y en 2006 se inició después de la jornada electoral.

 

 

“Este es un tema muy relevante. Un año antes de la elección federal se está pidiendo la renuncia de los consejeros, las encuestas muestran una muy baja confianza y se pone en duda su papel. Es la elección más grande de la historia, con 30 comicios locales, entre ellos nueve de gobernador, la elección presidencial, la del Congreso federal y la inédita en la Ciudad de México”.

 

 

Esta entrada fue publicada en Democracia y Elecciones, Artículos, Entrevistas, Otros, Sin categoría, Temas. Guarda el enlace permanente.